Bolivia | Indicadores económicos y sociales

Bolivia exhibe extraordinarios resultados económicos

La mejoría en la mayoría de los indicadores económicos y sociales de Bolivia, desde la asunción de Evo Morales en 2006 hasta la actualidad, demuestra el rotundo éxito del modelo económico, social, comunitario y productivo. Por Leandro Agilda

Presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma.
Presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma.
las claves
• Desde la asunción de Evo Morales, en 2006, la economía boliviana creció más del 400% y las reservas internacionales aumentaron en más del 800%
• El principal factor de dicho crecimiento es el protagonismo estatal en la inversión productiva (que aumentó un 460%) y la redistribución de la riqueza.
• El financiamiento del Estado pudo librarse de los condicionamientos externos a partir de la renacionalización de los ingresos hidrocarburíferos, en 2006.
• Por el crecimiento de la actividad y la implementación de numerosos programas sociales, la desigualdad entre los deciles extremos pasó de un factor 95 a 36.

24/08/2013

El modelo económico, social, comunitario y productivo aplicado por el gobierno del presidente Evo Morales desde su asunción en 2006 ha conseguido que la economía boliviana se cuadruplicara. Su PBI pasó de unos 8 mil millones de dólares a más de 32 mil millones, mientras que las Reservas Internacionales Netas (RIN) del país altiplánico han pasado de 1.714 millones a 13.952 millones de dólares, entre 2005 y 2012. Tras décadas de atraso y crisis económica, el superávit boliviano alcanzó, en el primer semestre de este año, el 3,8 por ciento del PBI.

Según el ministro de Economía boliviano, Luis Arce, el factor principal de este crecimiento extraordinario (e inédito en la historia de Bolivia) fue la inversión pública, que en 2013 alcanzará la cifra récord de 3.800 millones de dólares. La inédita capacidad financiera del Estado boliviano, a su vez, está determinada por la nacionalización de los hidrocarburos realizada en 2006, el primer año de la presidencia de Evo Morales, que se acompañó de la multiplicación de las regalías impuestas a las compañías extranjeras que explotan el gas boliviano.

Además, la inversión estatal se ha dirigido principalmente hacia el desarrollo social y la producción e innovación, y su carácter descentralizado, a través de las transferencias y regalías departamentales, que reparten el presupuesto entre las gobernaciones, los municipios y las universidades públicas.

En uno de los países tradicionalmente más desiguales del mundo, la brecha en la desigualdad de ingresos entre el decil más rico y el más pobre se redujo de 95 a 36 veces desde 2006.

En efecto, el aumento de la inversión pública estatal –que garantiza la continuidad del crecimiento económico y la progresiva redistribución del ingreso– aumentó extraordinariamente durante los gobiernos del Movimiento al Socialismo (MAS), pasando de 629 millones de dólares, en 2005, a 2.875 millones de dólares, en 2012.

Desde el primer gobierno de Evo Morales se establecieron una serie de programas de asignación directa de ingresos y de subsidios a las poblaciones más desfavorecidas (niños, pensionados, maternidad y recién nacidos, entre otros), que han conseguido mejorías notables en los indicadores sociales del país.

Los indicadores sociales en Bolivia muestran también resultados extraordinarios desde la asunción del gobierno de Evo Morales. Según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la pobreza en Bolivia disminuyó en un 19 por ciento, desde el 42 por ciento de la población cuyos ingresos eran menores a la línea de pobreza en 2010. El ahorro del público, que antes era un lujo de la élite, pasó de 3.711 millones de dólares en 2005, a 13.238 millones en 2012.

Por otra parte, la tasa de desempleo abierto urbano bajó, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), de 8,2 por ciento, en 2005, a 3,2 por ciento en 2012, convirtiéndose en el porcentaje más bajo de América Latina. Aunque con cifras distintas, la organización no gubernamental Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla) también compartió el diagnóstico, señalando un descenso del 12,1 por ciento en 2005 hasta casi un 8 por ciento, en 2011.

Los créditos del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) para emprendimientos alimentarios, textiles, metalúrgicos o artesanales, entre otros, permitieron crear –directa e indirectamente– 569.293 empleos entre 2007 y 2012. Además, el gobierno promulgó el miércoles pasado una nueva ley de Servicios Financieros, que promueve el crédito a los pequeños productores y asegura una serie de garantías y derechos para los usuarios del sistema bancario.

La deuda externa es de 4.800 millones de dólares, más de la mitad corresponde a empréstitos de organismos multilaterales, como la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM). Otros mil millones fueron colocados a diez años en bonos, a una tasa del 5,95 por ciento anual.

Logros del nuevo modelo económico.

Publicación del Ministerio de Economía y Finanzas de Bolivia: